Otilio Montaño

Morelos, 13 de diciembre de 1877-18 de mayo de 1917


Era maestro en escuelas rurales cuando Zapata lo invitó a unirse al Ejército Libertador del Sur para mantener la relación con el gobierno de Félix León de la Barra. En ese momento, la madre de Montaño le dijo: “Ay hijo, tu padre y yo, te mandamos preparar para servir a tu patria de otro modo, no empuñes las armas, no te mandamos a una escuela para cargar tu fusil“.

Se inició como ideólogo de la revolución agraria. Zapata planteaba sus ideales y Montaño les daba forma en escritos. Por ello, Zapata le dio instrucciones para que, junto con José Trinidad Ruiz, redactara un plan que diera a conocer al país el propósito de redistribuir la tierra entre los campesinos despojados: el Plan de Ayala.

En 1915 fue designado Secretario de Instrucción Pública, tiempo en que Otilio expidió la Ley sobre Accidentes de Trabajo y la Ley Agraria, pero comenzó a tener problemas con Zapata por las intrigas de Manuel Palafox y Octavio Paz Solórzano, un intelectual más radical que Montaño.

Dos años después fue acusado de ser el autor intelectual de una rebelión contra oficiales zapatistas, por lo que una corte marcial lo sentenció a muerte. Este hecho fue desafortunado para el zapatismo, pues se perdió un aliado del campesinado morelense, quien percibía fácil y efectivamente las preocupaciones de los pueblos que integraron la lucha revolucionaria.