-

-

Gloria Swanson

Chicago, Estados Unidos, 27 de marzo de 1898-Nueva York, Estados Unidos, 4 de abril de 1983


Siempre quiso ser actriz. A los 17 años se unió a la compañía Essanay que la catapultó para participar en películas de Charles Chaplin, sin embargo, fue el productor Cecil B. DeMille quien la convirtió en una “mujer fatal”: misteriosa, extravagante, caprichosa, con los ojos sumamente maquillados y la boca perfilada, personalidad con la que tuvo un éxito rotundo en el cine mudo.

En 1926 formó su propia compañía productora en un medio muy complicado para las mujeres. Siguió actuando en el cine sonoro, pero su fama de vampiresa se desvaneció a pesar tener una voz de soprano privilegiada. A los 35 años se recluyó en su mansión. En 1950 reapareció para actuar en su último filme El crepúsculo de los dioses, donde se interpretó a sí misma con el nombre de Norma. En una de las escenas culminantes dijo: “Soy grande, son las películas las que se han hecho pequeñas”.

Acostumbrada a la extravagancia, gastó su fortuna en placeres: “El público quería que viviéramos como reyes, así que eso hice”, dijo en una oportunidad.