Ex Aduana de México


Fray Bernardino de Sahag�n y su rescate de la historia de la cultura mexicana. Jos� Ch�vez Morado, 1991-1992. Acr�lico sobre yute 6.82 * 4.60 m
Fray Bernardino de Sahagún y su rescate de la historia de la cultura mexicana
José Chávez Morado, 1991-1992
Acrílico sobre yute 6.82 × 4.60 m

Fray Bernardino de Sahagún y su rescate de la historia de la cultura mexicana

Fray Bernardino de Sahagún fue un destacado religioso franciscano que llegó a la Nueva España en el siglo XVI y realizó una función evangelizadora en los conventos de Tlalmanalco, Xochimilco y en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, lugar donde sus discípulos le proporcionaron la información necesaria para elaborar el libro Historia General de las Cosas de la Nueva España. Debido al esfuerzo que realizó por conocer la historia, costumbres y lengua de los naturales, se le considera uno de los precursores de la investigación antropológica.

El artista guanajuatense recrea un pasaje de la misión realizada por este fraile, quien a su costado derecho tiene la cruz pasionaria, algunas representaciones religiosas e instrumentos de castigo que fungieron como elementos primordiales para llevar a cabo la conversión de los indígenas al cristianismo. Frente a Sahagún, los tlamatinimes transmiten la sabiduría ancestral, que el tlacuilo registraba en un códice. El personaje que se encuentra sentado en el cascabel de la serpiente emplumada alude a la fusión de las dos civilizaciones y transfiere al fraile la memoria de la cultura prehispánica. Por último en el ángulo inferior izquierdo se encuentra un teocalli o templo incendiado, rodeado de restos que evocan la destrucción natural, social y religiosa del pueblo mexica.

La serpiente emplumada unida al jaguar, símbolos de fuerza y sabiduría, aparentan ser guiados hacia el mundo celeste por la luz moteada de un sol rojo. Este conjunto de elementos refleja el conocimiento que trasciende en el tiempo y trae al presente el legado cultural que identifica, fortalece y engrandece a la nación mexicana.


Alegor�a al desarrollo de la comunicaci�n. An�nimo. �leo sobre bastidor 12.64 m x 6.40 m
Alegoría al desarrollo de la comunicación
Anónimo
Óleo sobre bastidor 12.64 m × 6.40 m

Alegoría al desarrollo de la comunicación

La Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas se creó en 1891 por decreto de Porfirio Díaz y estableció su sede en el edificio de la Ex Aduana de México, situación que propició la adecuación de algunos espacios del inmueble.

Muestra de ello son las oficinas ubicadas en el segundo nivel del lado sur-poniente, donde se realizaron trabajos de ornamentación acordes al estilo artístico imperante en la época. Destaca el techo, cuya decoración se conforma por dos mascarones a los extremos, cuatro medallones en las esquinas con elementos alusivos a las artes y la tecnología, aunados al óleo ovalado ubicado en la parte central. El decorado está enmarcado con molduras doradas de estilizadas formas.

En la pintura se distingue a una joven vestida con transparentes gasas ceñidas a su cuerpo, quien sentada sobre el montículo sostiene entre sus dedos los cables que descienden del poste de madera. El ferrocarril de vapor, instrumentos de medición, un globo terráqueo, palomas mensajeras, dos escritos, el interruptor de telégrafo y la embarcación que surca la mar complementan esta escena.

La figura de la mujer, alegoría de la naciente patria, vislumbra nuevos horizontes con la esperanza de brindar a su pueblo un futuro mejor y consolidarlo como un país próspero y moderno.


Patricios y patricidas. David Alfaro Siqueiros, 1945-1971. Acr�lico y piroxilina sobre celotex
Patricios y patricidas
David Alfaro Siqueiros, 1945-1971
Acrílico y piroxilina sobre celotex

Patricios y patricidas

El artista mexicano David Alfaro Siqueiros realizó, con varias interrupciones entre 1945 y 1971, este mural sobre un bastidor que cubre la bóveda, los muros y arcos inferiores de la escalera monumental. En él creó una composición donde la arquitectura, los materiales y el diseño artístico se unen en un concepto innovador de integración plástica; sin embargo, no pudo terminar su obra debido a que enfrentó dificultades políticas, económicas y técnicas.

Esta creación pictórica, que abarca una superficie de 447.50 m2, puede ser admirada desde diversos ángulos. En la parte superior de la escalera, hacia el poniente, plasma a personajes que lucharon por la libertad e integridad de México, a los que denominó patricios. Del lado oriente representa a traidores y enemigos del pueblo, a quienes señaló como patricidas. Al centro de la bóveda, incluye un diseño abstracto de colores rojo, amarillo, naranja, café, gris y negro. A fin de dar continuidad a la temática, Siqueiros crea al oeste, sobre los muros que conforman los arcos inferiores de la escalera, un águila de perfil en tonalidades cálidas, y al este un animal fantástico en color gris.

Los personajes representados en el mural constituyen una alegoría de las constantes y eternas luchas ideológicas que parecen repetirse cíclicamente a lo largo de la historia. Con el legado de sus héroes, aunado al compromiso y trabajo de sus habitantes, la patria se fortalece y hace frente a las acciones de quienes atentan contra sus ideales.


Ecuaci�n en acero. Manuel Felgu�rez, 2010. Acero, hierro y m�rmol 10.00 x 12.00 m
Ecuación en acero
Manuel Felguérez, 2010
Acero, hierro y mármol 10.00 × 12.00 m m

Ecuación en acero

El artista plástico Manuel Felguérez realizó esta escultura de pared en el marco de los festejos del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana. El uso y conjunción de materiales como acero, hierro y mármol son una manifestación de lo que el arte moderno propone para nuestra época.

La obra monumental de un peso aproximado de 25 toneladas invita a reflexionar sobre la importancia que las ciencias exactas, en especial las matemáticas y su abstracción, tienen en nuestra vida diaria, pues constituyen la base de otras disciplinas que forman los pilares del conocimiento para las generaciones presentes y futuras.