Ella Golberg Wolfe

Kherson, Ucrania, 10 de mayo de 1896-California, Estados Unidos, 8 de enero de 2000


A los 10 años viajó a Estados Unidos con su familia y en 1917 se casó con Bertram D. Wolfe, con quien formó el Partido Comunista. En 1919, la persecución en ese país a miembros de la izquierda se agudizó y los Wolfe asumieron nombres falsos, mudándose continuamente: San Francisco, Nueva York, Washington y la Ciudad de México fueron sus refugios. En México, Ella y Bertram recibieron ayuda de Diego Rivera y Frida Kahlo. Ella escribió en esa época: “Mi comunismo es mucho más una fe, una religión si se quiere, que un esfuerzo racional”.

En 1929 los Wolfe se mudaron a Moscú y conocieron a Lenin, a quien Ella describió como “más pequeño de lo que esperaba, con la cara picada de viruela, una boca brutal y ojos amarillos de un león de montaña”. Debido a confrontaciones ideológicas con Lenin, regresaron a Estados Unidos en 1940 y Ella ingresó a la universidad donde obtuvo una maestría en inglés. Durante años, junto con Bertram, realizó investigaciones sobre el bolchevismo. Fue en 1970, después de atestiguar el fracaso del socialismo, que ambos se volvieron conservadores.

Ella sobrevivió al siglo XX y se convirtió en el último eslabón del movimiento comunista, que al final salió de las sombras como una de las mujeres más radicales de su tiempo.